Te quiero, imbécil: Una comedia demasiado obvia

Te quiero, imbécil: Una comedia con buenos puntos pero predecible hasta decir basta.

El cambio está en nosotros mismos más que en el destino que no va a venir a darnos las oportunidades que “merecemos”. En Te quiero, imbécil podemos comprobar esto y mucho más en esta comedia dirigida por Laura Mañá y protagonizada por Quim Gutiérrez y Natalia Tena.

Sinopsis:

A Marcos  le ha dejado su novia justo cuando iba a pedirle matrimonio, le han echado del trabajo y vuelve a vivir con sus padres. Su vida se ha convertido de repente en un desastre, de los grandes.

Con semejante panorama Marcos está decidido a reinventarse y triunfar, pero no tiene ni puñetera idea de por dónde empezar. Por eso acude al lugar donde todo se encuentra: Internet. Mientras trata de aplicar los consejos de un youtuber, Marcos se cruzará con una antigua amiga del colegio, una nueva jefa, su ex-novia, unos colegas muy intensos y un montón de dudas existenciales…

Crítica:

La suerte no se si existe pero un cambio de actitud puede salvarnos de una mala situación, en Te quiero, imbécil se habla de todo ello, pero desde una óptica masculina, una película donde el personaje que interpreta con solvencia y talento Quim Gutiérrez realiza un cambio de actitud, ¿pero realmente el cambio es tan significativo?

Para mí, al menos, no lo es tanto porque Te quiero, imbécil se queda demasiado en la técnica de un guión demasiado esquematizado y con poca solvencia, nos cuenta una historia de forma poco original e inspirada. Además opino que aunque Quim realiza un buen trabajo, no es una buena elección ya que la estupenda forma física del actor no se tapa con una tripa falsa…

A pesar de todo, la película es bastante entretenida y tiene buen ritmo. Laura Mañá es una buena directora, pero el guión de Te quiero Imbécil no tiene la calidad necesaria, ya que los personajes no tienen ninguna credibilidad y las situaciones no están a la altura.

Recomendada para: Para los que quieran ver una comedia de manual.